Sobre el chiste obsceno y grosero en España, entendido por alguno como información

Copio lo leído en Internet Política, sin más:

La familia natural y el chiste sin gracia

Ha habido en Twitter un intercambio de opiniones sobre diferentes posts en torno a la Misa de la Familia que ayer se celebró en Madrid al aire libre y en todas las diócesis españolas en diferentes espacios: catedrales, parroquias… En Santiago, en la Catedral, en Vigo en una parroquia cercana a mi casa.

La celebración de las Familias, que Rouco realiza desde 2007 al aire libre, es parte de la liturgia de la Iglesia en todos los países. El domingo de la octava de Navidad se celebra la fiesta de la Sagrada Familia. En 2007 no fue una Misa, en 2008 y 2009 sí.

Dicho esto, para poner las noticias en su adecuado marco, no se entiende que una celebración religiosa provoque tales reacciones de desprecio público, falta de respeto e indignación. Queda un gran camino para que este país se encarrile en la democracia. Y, como no hay argumentos racionales ante un convocatoria libre, se recurre al chiste barato.

Por repetirlo, que no quede: la sociedad es plural. Jamás, queridos neprogresistas, va a haber un país en el que estéis rodeados exclusivamente de modelos sociales que os caigan simpáticos. Lo queráis o no, la cultura cristiana es mayoritaria en nuestro país, aunque los medios de comunicación no reflejen esa realidad social.

La sociedad está formada mayoritariamente por familias ejemplares que cuidan de sus miembros más frágiles: los niños, los enfermos y los ancianos. Que se comprometen para siempre. Que crean un hogar estable en el que las personas valen por lo que son, no por lo que aportan. Que son el colchón que amortigua la crisis: es inexplicable la paz social española si no hubiera unas familias sólidas que “soportan” el peso de un paro intolerable en otros lares.

Pues eso es la familia, que vosotros tacháis de tradicional. El pacto de convivencia temporal, las uniones sentimentales que hoy son y mañana no, las coexistencias circunstanciales que evitan a cualquier precio el sacrificio sólo añaden inseguridad y amargura.

“El alma es naturalmente cristiana” (Tertuliano) y esa familia, que es la familia natural, existe en las culturas más humanizadas, no sólo en las sociedades cristianas. La explicación es sencilla: son reflejo de la Dios, que es familia, y que nos ha creado a su imagen y semejanza.

El humor sin gracia

Cuando estaba en EEUU, una vez vi a una niña que se rió de que otro niño se había caído. Un adulto le dijo: “si sólo te hace reír a ti, no es divertido”. A Ignacio Escolar, y sus palmeros, le suele hacer gracia lo que a los demás no les produce sino pena, lo cual debería hacerles pensar un poco. Reírse de lo que para los demás es sagrado es una triste gracia, un chiste fácil que, insisto, no se da en las sociedades que han asumido la democracia y el pluralismo.

El chiste obsceno y grosero en España es un reducto de lo más casposo de nuestra sociedad. Un reducto que se cultiva como el arma del débil, que no tiene otros argumentos que la ridiculización del oponente.

Todo ello no es más que un reflejo de la falta de respeto a la inteligencia de los demás. Se entiende el debate casi como una pelea, en la que vale todo con tal de ganar. Como no hay auténtico interés en encontrar la verdad en el debate, se busca la zancadilla, la maniobra que distraiga o el golpe bajo.

Ese clima no ha sido combatido, sino todo lo contrario, por los medios de comunicación españoles. El debate se ha sustituido por el grito y en esas estamos. Muchas veces dan ganas de callarse y no intervenir, pero otras veces pienso que el silencio es comodidad.

La Razón elimina los anuncios de explotación sexual

Aunque suene así de simple, es un paso adelante en la sanidad comunicativa, un paso atrás en una patología.

Recibo de Ignacio Arsuaga este correo:

El pasado miércoles, 23 de diciembre, La Razón anunció que eliminaba del diario los anuncios sobre explotación sexual y contactos. Con esta decisión editorial, el periódico que preside Mauricio Casals renuncia a una importante fuente de ingresos que conlleva colaborar con la explotación sexual de mujeres y se compromete con la defensa de la dignidad de la persona.

Sabemos que con ello renuncia a una tentadora e importante fuente de ingresos, lo que nos hace valorar más aún la decisión editorial adoptada, que revela un compromiso con la dignidad que merece todo ser humano, hombres y mujeres. También, por la vía de los hechos, La Razón denuncia la grave lacra de la prostitución, que ha convertido a España, como alerta el Observatorio Cívico Independiente, en el mayor foco de atracción para el tráfico y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual de toda Europa.

Por todo ello, yo ya he enviado mi felicitación a La Razón, con el deseo de que cunda el ejemplo que marcan ya varios diarios generalistas en España – La Gaceta y Público, entre otros – hasta erradicar la prostitución de los medios de comunicación. Los medios deben ser conscientes de su trascendencia como transmisores de valores y de su misión al servicio de la sociedad, no de los intereses espúreos de las mafias de la prostitución.

Ahora puedes enviar tu felicitación pinchando en el siguiente enlace:

http://www.hazteoir.org/node/26723

César Vidal entrevista a Hermann Tertsch – 16-12-09

En el “caso Tertsch”, por seguir refiriéndonos a este asunto entre un periodista que fué comunista, trabajó en el diario “El país”, y ahora lo hace en el diario ABC y en “Telemadrid”, por una lado, y por otro un profesional del entretenimiento televisivo que quiso hacer “gracia” a costa de insultar a Tertsch, y casualmente- al golpe recibido por la espalda de un desconocido, que de entrada le ha roto un par de costillas; en este “caso”, digo, bueno es escuchar la voz de la víctima:

 

Berto se burla de la paliza de Tertsch

La paliza a Hermann Tertsch es ahora motivo de risa y burla en laSexta. Mientras Wyoming va de víctima culpando a Esperanza Aguirre de perseguirle, la cadena zapateril se está empleando a fondo en transmitir la idea de que la agresión fue una vulgar pelea de borrachos en un bar. La prueba es el ruin monólogo de Berto Romero. Sin comentarios.

Mas documentación sobre este curioso asunto periodístico – político.

Wyoming, ha nacido una víctima

Hace falta tener una quijada de hormigón armado, con Terstsch hospitalizado tras haber sufrido la brutal agresión, para como hace Wyoming en pública comparecencia proclamarse a los cuatro vientos la Víctima del caso. En eso siempre aventajan los próceres progres a quienes se les oponen: en el festivo desparpajo (le extraña a Wyoming, jocosillo que es el hombre, que no le acusen de lo de Berlusconi, demostrando así lo que en realidad le preocupan ambos ataques) con el que jamás aceptan responsabilidad ni crítica alguna por su quehacer. Por denigratorio, por malicioso, por injurioso y calumniador que sea lo que ellos habitualmente despachan contra personas honestas, nunca reconocerán ni un error siquiera, convencidos como están de personificar siempre la Razón y el Bien en sus augustas y comiquísimas personas.

Entonces comparece Wyoming, como un casto divo, después de haber maquinado un montaje contra Terstch sencillamente batasuno, no para llamar a la concordia, no para admitir una mínima autocrítica, cómo podría él hacer algo así, sino para denunciar estremecido de angustia ante el orbe “que le quieren hundir, que quieren acabar con su PRESTIGIO como ciudadano, que quieren acabar con su carrera profesional”, y habla, precisamente él, que hay que echarle marmóreo rostro al asunto, de “críticas infames, de tergiversaciones perversas, de que sólo desde la mala fé (¡) se puede inferir de los videos que se alerta sobre intenciones asesinas”. Claro, tan aparatosas requisitorias en boca de Wyoming sólo pueden proferirse desde el cinismo más encumbrado (disfrazado de vaqueros raidos, eso sí) y desde la ceguera moral más desvergonzada, archiconocido el habitual desenvolverse de quien las enarbola. O sea, que al iconoclasta mayor del reino, que tiene a gala hacer befa y mofa, y cuanto más dañinas mejor, de cuanto para muchos es sagrado, resulta ahora que le angustian sobremanera… su carrera profesional y su mismo prestigio, como si de un forrado marquesón de la intelectualité, atiborrado de trienios y de honoríficas y burguesorras dignidades se tratase. Se pone de repente trascendente el sumo irreverente que es Wyoming, cuando contra él se vuelven sus propias maneras de hacer, y quiere encima que le pidamos perdón. No le gusta al doctor Wyoming, sin duda grande y hasta emérito en maledicencias y ridiculizaciones del oponente, probar la medicina, ni rebajada siquiera, que él a diario receta sin miramientos.

Más sobre el “caso Terstsch – Wyoming”

Alfonso Ussía, Herman Tertsch y la defensa de Público a Wyoming « Redacciones

La coincidencia de la agresión al presentador de Telemadrid, Herman Tertsch, con su enfrentamiento con el Gran Wyoming por la emisión de vídeos manipulados para mofarse de Tertsch, ha hecho que todas las miradas se vuelvan contra el humorista. ¿Persecución o exigencia de responsabilidades?
No ha faltado quien ha defendido a Wyoming, especialmente desde medios afines a La Sexta, al entender que sólo pretendía hacer humor. Pero lo cierto es que se propasó, al poner en boca de Tertsch afirmaciones muy graves. ¿Tanto como para incitar a algún exaltado a agredir al presentador de Telemadrid? Es difícil saberlo, pero el debate sobre el asunto fue muy agrio en Twitter, por ejemplo.
El último en intervenir, aunque quizás el más certero, ha sido, hoy, Alfonso Ussía, en su tribuna de La Razón, de la que me quedo con la siguiente frase:

Cuando se crea odio, se señala a un personaje conocido y se le muestra como un asesino, se cae en la inducción a la violencia. Cualquier imbécil fanático de los que ven el programa producido por Globomedia y dirigido y presentado por el eterno favorecido, puede reaccionar de la manera que lo hizo el agresor de Hermann creyendo que hace un bien a la sociedad. El pesebrista mayor del Reino, miembro destacado del Sindicato de la Ceja, aprovecha su programa –me lo han dicho, que uno no puede perder el tiempo–, para herir. Y a Hermann le han herido, no sólo moralmente sino físicamente. Dos costillas quebradas por una patada profesional y a traición, después de haber sido parodiado como asesino.

Esperemos que no se repita nunca más algo parecido. Mi apoyo, como el de tantos, hacia la víctima.

Nuevas opiniones sobre el caso Tertsch.

Comprobar primero, publicar después

Como suele ocurrir, las rectificaciones tienen mucho menos impacto en la prensa que las noticias a las que pretenden rectificar. Hace unos días, Vittorio Feltri, director de Il Giornale (propiedad de la familia Berlusconi), dijo que las acusaciones que había lanzado en septiembre contra Dino Boffo, director del diario Avvenire (propiedad de la Conferencia episcopal italiana) eran una “bagatela” , una cosa de poca sustancia. Admite que se basó en un folio anónimo y que la reconstrucción de los hechos muestra que se trató de una mentira.

Un “caso” que no hubiera sucedido, de hacer las cosas de modo mínimamente profesional, sin más. Da que pensar en “Excusatio non petita…”