Autocrítica: “así se hace una noticia para tv”

Michael Calderone (en Politico:Remainders: Reporting 101) recoge el video satírico del humorista británico Charlie Brooker que contiene todos los estereotipos de qué hay de ordinario en una noticia televisiva “estandard”. No sólo en Inglaterra o Estados Unidos: probablemente en todas las televisiones del mundo.

No dejen de verlo en estas imágenes de YouTube:

Arcadi Espada se va de “Factual” a los dos meses

No deja de ser patológico y traumático que el director de un nuevo medio deje su trabajo al cabo de dos meses, por razones económicas y discrepancias con la empresa.

“Me decían que Factual era demasiado moderno, intelectual y educado”: ¿resultará que el periódico habrá de ser menos moderno, menos intelectual y menos educado? ¿O bien es posible que haya “otro modo” de ser moderno, intelectual y educado? Esperemos que lo logre Juan Carlos Girauta, nuevo director.

“Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento. Después, qué importa del después”. Con todo el afecto y agradecimiento que puedas imaginar: Suerte, maestro.

Con estas palabras con aire de tango los redactores de Factual le decían adiós a quien ha sido para ellos su mentor, un pilar imprescindible de un proyecto que abrió las puertas a una nueva forma de ver y hacer el periodismo.

Recortes en el presupuesto y discrepancias con el modelo. Contundente y preciso, Arcadi Espada resume con estos dos motivos las razones de su marcha.

via periodistadigital.com

 

Delincuencia televisiva

En tiempos, la canallada periodística consistía en acudir a la casa de la víctima del crimen y hacer llorar a alguien de la familia para beneficio del fotógrafo. Hoy, la canallada periodística escala cimas más altas y consiste, p. ej., en ir a casa del criminal, tratarle con afecto y escuchar con gran comprensión sus quejas para beneficio de la audiencia. Pues -no lo dudo- hay audiencia para eso y mucho más. Dice la periodista: yo no entro en valoraciones, sólo cuento una historia. La imagino en el Auschwitz aún sin liberar. Nada de valoraciones, sólo permitir que cada cual cuente su historia. ¿Y usted, Hauptstürmführer Höss, qué vida lleva?

Esto escribe Cristina Losada en su blog. Desde luego que hay más que decir, pero no está de más tener en cuenta este detalle, que es muy sintomático de los derroteros que toma la especie de “telecracia” (“salir en la tele” es una prioridad, porque es donde están los notables, los que cuentan, los famosos) en que vivimos.

Bernard-Henry Lévy: Benedicto XVI y Pío XII, víctimas del prejuicio

Escribe Bernard-Henry Lévy un interesante
artículo en Le Point (también publicado por Corriere della Sera, pdf) en el que afirma sin medios términos que
Benedicto XVI y Pío XII son víctimas del prejuicio. Es más, afirma que son chivos expiatorios. El filósofo francés dice que ha llegado el momento de “dejar de lado la mala fe, el
partidismo y, para decirlo de una vez, la desinformación cada vez que se habla de
Benedicto XVI”. Añade que desde su elección se ha tratado al Papa como
“ultraconservador”, con insinuaciones de mal gusto sobre el “Papa alemán”, e
incluso sobre el “post nazi” en sotana…

Menos mal que van saliendo a la luz, de mano de fuentes autorizadas, algunas patologías de de la comunicación periodística.

Como sigue diciendo Lévy: “Lèvy dice que en algunas ocasiones se ha llegado incluso a falsificar los textos de Benedicto XVI para hacerle decir lo que no ha dicho o recriminarle que no dijera lo que efectivamente había dicho. Los ejemplos que cita, como el resto del artículo, se refieren a las polémicas con los judíos, como ha vuelto a ocurrir con motivo de la reciente visita del Papa a la Sinagoga de Roma (en la foto, las cúpulas de la sinagoga y de la Iglesia de S. Carlos). “El mismo coro de desinformadores ni tan siquiera ha esperado a que el Papa cruzara de nuevo el Tíber para anunciar, urbi et orbi, que Benedicto XVI no había sabido encontrar las palabras que hacía falta decir, ni cumplir los gestos que se necesitaba cumplir y que, por tanto, había fracasado en su intento…”

lainformacion: EE.UU. expulsa a la prensa del aeropuerto de Puerto Príncipe

Querido lector:

aeropuerto

EE.UU. ha decidido echar a la prensa del aeropuerto de Puerto Príncipe, y ha dado de plazo para su salida hasta las 13:00 de hoy, hora española. Además, nos cuentan que está previsto que lleguen otros 4.000 marines a Haití y que mañana se reabrirá el principal puerto del país. El papel preponderante de EE.UU. en esta situación ha relegado a la UE y ha provocado las protestas de algunos líderes sudamericanos. No es el caso del nuevo presidente de Honduras, que va a facilitar la salida de Manuel Zelaya hacia la República Dominicana.

No parece fácil que esta vez los periodistas -que son legión en estos momentos en Haití- puedan quedad “encamados” fuera del aeropuerto, y que entiendan las razones de esta medida, caso de la que las haya y sean razonables. Veremos en qué queda este modo de tratar a los medios por parte de la Administración USA, que está “invadiendo” pacíficamente el país con el ejército como modo de administrarlo, y con el beneplácito de la ciudadanía, que -a diferencia de los otros frentes en que se encuentra el ejército- seguramente acepta de muy buen grado ser un nuevo aposentamiento estadounidense.

Una foto, tres mensajes

Este collage que he encontrado en EatLiver podría utlizarse perfectamente en cualquier facultad de Periodismo para ilustrar los efectos de la manipulación de imágenes. Actividad prohibida en la mayor parte de los medios de comunicación, pero, como es público y notorio, para nada erradicada.

Un simple recorte de la imagen original (centro) nos devuelve dos supuestos totalmente opuestos, ideal para aquellos que gustan de arrimar el ascua de la objetividad a su sardina ideológica. En este caso, el formato de imagen resultante es bastante forzado y difícilmente se adaptaría a los estándares, pero sirve como ejemplo conceptual

No tenemos constancia de que las imágenes recortadas se hayan llegado a publicar en medio alguno, pero seguro que no te sería difícil imaginar medios que publicarían la original y medios candidatos a publicar alguna de las otras.

Sin más palabras, y aunque esto no sea de por sí ninguna “patología”, pone de manifiesto el carácter práctico de las decisiones, por encima o además de las cuestiones meramente teóricas y técnicas. Gracias, Manuel M. Almeida.

¿No hay periodistas de derechas?

Un grupo de periodistas entrevista a S. Sáenz de Santamaría en el Congreso. (Foto: A. Di Lolli)

Un grupo de periodistas entrevista a S. Sáenz de Santamaría en el Congreso. (Foto: A. Di Lolli)

Políticos y periodistas han aprendido a convivir. Ahora bien, ¿cómo se ven los unos a los otros? Un informe recoge que la mayoría de los políticos parlamentarios españoles cree que los periodistas que habitualmente cubren la información política buscan noticias sensacionalistas, expresan su propia opinión en las noticias que elaboran y se centran en el juego político y no en los temas sustanciales.

Preguntados por estos mismos temas, la mayoría de los periodistas está de acuerdo con que los informadores dan su opinión en las noticias que elaboran, pero sólo la mitad cree que los medios busquen temas sensacionalistas y que prestan poca atención a los asuntos importantes.

Así se refleja en una encuesta sobre la relación entre periodistas y políticos realizada por la Universidad del Sur de Dinamarca, con la colaboración de la Universidad Rey Juan Carlos, en la que han participado 66 periodistas y 82 miembros del Congreso. La recopilación de datos tuvo lugar entre octubre del 2008 y enero del 2009.

Reporteros acusados de ‘cinismo’

En el informe también se indica que la mitad de los parlamentarios cree que la cobertura de la información política está basada en sucesos e incidentes y que el periodismo político es a día de hoy “cínico”, opinión esta última compartida por un tercio de los periodistas.

Por su parte, el 100% los informadores cree que los congresistas hacen todo lo posible para aparecer en los medios y el 78% percibe que para los políticos es más importante conseguir cobertura informativa que trabajar duro. Al ser preguntados los políticos sobre estas mismas cuestiones, los porcentajes bajan al 85 y el 35%, respectivamente.

Además, el 60% de los informadores considera que los portavoces y otros expertos de comunicación dificultan su trabajo.

De izquierdas o de centro

Preguntados los periodistas sobre su tendencia política, la mitad se considera de izquierdas y la otra mitad de centro. En cuanto a la tendencia ideológica del medio de comunicación en el que trabajan, el 65% de los periodistas parlamentarios dice que el medio para el que trabajan está “orientado al centro”, el 25% a la derecha y el 10% a la izquierda.

Tanto los periodistas como los políticos creen que los medios de comunicación tienen mucho poder político, especialmente durante las elecciones y cuando se trata de la carrera individual de los políticos. De hecho, el 69% de los políticos y el 60% de los periodistas encuestados están convencidos de que los medios deciden el éxito de las carreras de los primeros.

La diferencia entre unos y otros es que los políticos opinan que la prensa escrita, la radio y la televisión tienen la misma fuerza para plantear un asunto político, y los periodistas creen la prensa escrita tiene mucha más fuerza que la radio y la televisión.

Asimismo, más de un tercio de los parlamentarios se muestra “bastante descontento” con la cobertura que hacen los medios de la política nacional y de su partido, otro tercio no está ni satisfecho ni insatisfecho y cerca del 25% está bastante satisfecho.

Condenados a entenderse

El estudio también refleja que la relación entre periodistas y políticos ha sido descrita como “simbiótica, ya que los periodistas necesitan a los políticos como su principal fuente de información y los políticos necesitan a los periodistas para transmitir su mensaje al público”, aunque la iniciativa para iniciar los contactos parte con más frecuencia de los informadores.

Por último, la mayoría de los periodistas (79%) dice que lo que más influye en sus trabajos es la competencia con los demás medios, seguido de la audiencia de su medio (44%), la disciplina presupuestaria (40%), la presión política (36%) y los accionistas y anunciantes (33%).

Por su interés, recojo completa la noticia de este estudio o informe, hasta poder tenerlo en mano.