Arcadi Espada sobre la falacia político-periodística del ‘propter hoc’

No está de más tener en cuenta esta repetida falacia que inclina la querencia y deriva del periodismo (junto a la política y el poder) hacia la sofística.

Una de las costumbre más infecciosas de la política, y también del periodismo, es la práctica de la famosa falacia «post hoc ergo propter hoc» que identifica la cronología con la causa. Se ve muy bien en el simpático ejemplo que pone la wikipedia: como el gallo siempre canta poco antes de la salida del sol será que el canto del gallo provoca la salida del sol. La política especula muy a menudo con la falacia y procura que sus agentes se sitúen de tal modo entre los hechos que fácilmente puedan ser identificados con la causa auténtica (y honrosa) de los hechos. En cuanto al periodismo, siempre demasiado desatento al cómo de las cosas, la falacia le permite salvar muchas veces la cara de su comprensible ignorancia (y obstinación) sobre el porqué de las cosas.Un ejemplo actualísimo de la falacia es el caso de la anunciada liberación de los presos cubanos. A punto de producirse el anuncio del hecho la política desplazó hasta allí a su agente Moratinos. Rápidamente la prensa socialdemócrata, también puntualmente desplazada, lo ungió como el míster Propter de la situación. Es decir, la causa suficiente de que la dictadura abra la mano y se incline por la compasión.La falacia, cualquier falacia, es siempre un accidente técnico. Pero en este caso tiene un muy desagradable añadido moral. El 23 de febrero de este año el ciudadano cubano Orlando Zapata, preso en las siniestras cárceles de su país, murió de hambre para denunciar las condiciones de la vida carcelaria y por exigir la libertad de los presos. Otro disidente, Guillermo Fariñas, ha llevado su hambre hasta tal punto (136 días) que es improbable que le quede una vida sin graves secuelas. Pues bien: la lucha extrema de estos dos hombres ha sido hasta ahora fangosamente ignorada en la noticia dada sobre la liberación. No sólo eso: el bonachón (¡ah, la plusvalía de los gordos!) ministro Moratinos dijo que habría sido una muestra de oportunismo fotografiarse con el moribundo Fariñas. ¡La fotografía era el oportunismo, y no el entero viaje post hoc!La sostenida, aunque oscilante, presión internacional; la gestión de la Iglesia Católica; y si se quiere hasta la contemporización Moratinos merecen anotarse como causas necesarias de la decisión cubana. Pero es un escandaloso fraude moral la desaparición de la escena de los muertos de hambre. Nunca como con el sacrificio de Orlando Zapata y Guillermo Fariñas ha estado el régimen cubano en la esquina humillada del mundo. Y sin embargo el mensaje que se envía al mundo no los nombra. (…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s