El Imparcial: Urbaneja insulta y el periodismo-ficción abre brecha en El Mundo y El País

El periodismo ha vivido días mejores a los transcurridos esta semana. Lo peor, la brutal paliza y agresión sexual que ha sufrido Lara Logan (corresponsal de guerra de la cadena estadounidense de televisión CBS) en la plaza Tahrir de El Cairo (Egipto) en el día en el que fue derrocado Mubarak. Una jauría humana la apartó de su equipo y de sus guardaespaldas y sólo un grupo de mujeres y de militares pudo salvarla después de los golpes y vejaciones que la han obligado a recuperarse en un centro hospitalario. Lo demás es parte de la escalada de tensión que viven los medios de comunicación en España salvo el debate -más frívolo- sobre las candidaturas al TP de Oro en la categoría de Mejor Presentador de Informativos. Los finalistas son Matías Prats (Antena 3 TV), Ana Blanco (TVE) y Sara Carbonero (Telecinco) y, claro, la polémica se ha desatado y no habrá veredicto hasta el 28 de febrero.

La gravedad de lo acontecido en nuestros medios procede de los insultos, en primer lugar, y del “periodismo ficción” en segundo término. La batalla de agresiones verbales arrancó cuando el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Fernando González Urbaneja, tras anunciar que este 2011 será el “peor para la profesión”, aseguró que el hecho de que, tras la fusión con Telecinco, CNN+ haya sido sustituido por el programa “Gran hermano”, es una tragedia y que “a Paolo Vasile -consejero delegado de Telecinco- deberían de extrañarlo de España”. Y añadió: “Es como que te saquen los ojos y te meen en los agujeros”. Como era de esperar, la cadena de Fuencarral ha reaccionado con enfado y ha calificado a Urbaneja de “machista” y “xenófobo”. Lo primero, por la declaraciones que sobre Sara Carbonero realizó el pasado verano, y lo segundo p0or las recientes declaraciones sobre Paolo Vasile. En una nota, Telecinco ha dicho: “Son ya pocas las manifestaciones abiertamente intolerantes que le quedan por vomitar al presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid”.

Para terminar sólo nos faltaba el periodismo-ficción. Fue el argumento empleado por en El País por Javier Cercas para defender a Francisco Rico que, tras la aprobación de la ley antitabaco, firmó un artículo en el diario de Prisa en el que criticaba la norma y aseguraba que “nunca había fumado” cuando, al parecer, lo hace como una chimenea. Para Cercas, los columnista tienen derecho a mentir mediante la ironía literaria. La indignación ante tal argumento llevó a Arcadi Espada a publicar en El Mundo, mediante “ironía literaria”, una “mentira”: que Cercas había sido detenido por acudir a un prostíbulo. Se trataba de un “experimento”, arguyó Espada, y se abrió la caja de los truenos en las redes sociales y en todo Internet. Aún no se ha cerrado; partidarios y detractores de uno y otro siguen debatiendo en torno al llamado periodismo-ficción mientras los protagonistas no se resisten a guardar silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s