Germán Yanke sobre los “pepinos europeos”

Pepinos europeos

El asunto de los pepinos tiene muchas vertientes y, entre ellas, el daño que se ha hecho a los productores españoles del sector hortofrutícola que se han visto ya afectados y seguirán así por el efecto de mancha de aceite de este tipo de campañas. Devolver la credibilidad a los productos españoles costará tiempo, como dicta la experiencia de casos similares, y dinero. Más que exigir responsabilidades a las desaprensivas autoridades de Hamburgo, propuesta que tiene poco futuro, habrá que reparar el roto con las correspondientes acciones ante los consumidores y explorar si es posible que los damnificados reciban algún tipo de compensación en España o en la Unión Europea.

Como pertenezco a una familia originaria de los sudetes, de habla alemana pero de sensibilidad checa, estoy curado del papanatismo ante Alemania desde antes de nacer. Es evidente que su potencia económica y política es decisiva en Europa, y que muchos de los planes que les han llevado a esa posición, deberían ser tenidos en cuenta. Sin embargo, el mismo hecho de la existencia de la Unión Europea debería servir para compensar el poder de uno con la ley y los protocolos de todos y, en este caso, más allá de los errores de Hamburgo, se observa la futilidad de las instituciones europeas para dar carta de naturaleza a criterios de seguridad normalizados en materia de comercio interior.

Hay un déficit democrático, se nos suele decir, a la espera de una unión económica y, ahora, con la crisis, el euro y estas penosas actuaciones particulares (en este caso de Alemania pero ayer y mañana de otros países o regiones), reparamos en que el mercado único con normas y criterios comunes es también una utopía. Bruselas señalando una “alerta” por la impericia de Hamburgo y levantándola un día después de que los alemanes rectificaran da una idea más próxima al eco (o a la cacofonía) que a la vigencia real de una normativa europea que se cuenta por miles y miles de folios. Y eso que, en la retórica de la Unión, se trataba de pepinos europeos.

“Devolver la credibilidad a los productos españoles costará tiempo”, dice Germán. ¿En qué medida ha sido robada esta credibilidad desde instancias políticas? ¿En qué medidda ha sido robada esta credibilidad desde instancias mediáticas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s