Toni Piqué: periodistas y periodistas, a propósito del NoW y Murdoch

Escribe Toni Piqué Siete anotaciones sobre el caso Murdoch, muy interesantes de leer y pensar. Reproduzco la primera, “Periodistas y periodistas”:

Brian Cathcart explica que la confusión en el debate sobre la prensa en el Reino Unido se debe a que se usa “periodista” para designar a dos tipos de profesionales: a los que lo son de veras y a esos personajes cuya principal actividad profesional es invadir la privacidad de la gente para publicarla.

Uno de los orígenes de la confusión es el temor a que el Parlamento británico, para defender a los ciudadanos de los abusos de la prensa amarilla, aprobara una legislación restrictiva que afectara también a la prensa periodística. Pensaron que todos juntos –cabras y cabrones– se defenderían mejor.

Error. La diferencia entre ambos es profunda. “El periodismo –sigue Cathcart– tiene un valor demostrable para la sociedad. Nos dice lo que es nuevo, importante e interesante en la vida pública; pide cuentas a las autoridades; promueve un debate informado; entretiene; ilumina. Por supuesto, esto no se hace sin complicaciones. A veces se precipita y es imperfecto. De vez en cuando incluso hace cosas desagradables y hasta ilegales para conseguir sus objetivos. Pero, por lo general, perdonamos ese lado oscuro como parte de la cosa, aunque esté mal, porque el periodismo en su conjunto trabaja por el interés público. El periodismo está bien o, dicho de otro modo, sin él seríamos mucho más pobres.

“En cambio, invadir la vida privada de las personas con intención de publicarla no es bueno, aunque pueda ser un buen negocio. En ese ejercicio, el engaño y la información pagada son rutina, no excepción. Los asuntos de que se habla casi nunca son relevantes –salvo para las víctimas, cuyas vidas suelen verse arruinadas para siempre. Esa actividad se ejerce en la frontera de la legalidad, saltando de un lado a otro de la línea a conveniencia y sin tener en cuenta el interés público para nada. “Es divertido”, alegará alguno. Sí. Tanto como las ejecuciones en público”, remacha Cathcart.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s