Periodismo en 1001 Medios: malas noticias, pésimos augurios, peores vaticinios, vanas esperanzas

Periodismo: Malas noticias

El texto de la esquela describe el ambiente luctuoso que rodea al Periodismo. Los 1001 Medios, dadas las últimas malas noticias, los pésimos augurios, los peores vaticinios, las más vanas esperanzas, hemos decidido ‘resetear’ el tema, matar directamente el Periodismo, publicar su esquela y volver a empezar. Por eso, hoy toca en 1001 Medios las malas noticias.

1.-”Los periódicos han dejado de pensar en mí como lector”, escribe Javier Pérez de Albéniz un artículo titulado ‘El suicidio del periódico (de papel)’ publicado  en Cuartopoder.es

2.-”El trabajo de la gente joven, tan poco estimulante, jornadas larguísimas en las que no están haciendo más que sacar cosas de Internet y meterlas en otro receptáculo de Internet” . Lo dice el corresponsal de El País en Jerusalén, Enric González, en una entrevistada titulada ‘Lo que busca el periódico deportivo es masturbar al lector’, publicada en el blog Jot Down Cultural Magazine. (Es la respuesta a la pregunta nº39 y las siguientes también hablan de Periodismo, hasta la nº45).

3.-Fernando Mongay es el director del Congreso de Periodismo Digital de Huesca. El otro día siguió por streaming una charla de Arturo Pérez Reverte en la UAB (que puedes ver aquí) y envió desde su cuenta en Twitter una serie de perlas, de las que destacamos las siguientes:  “Ahora no hay exclusivas. Todo son notas de prensa (ver tuit)”. “El periodista es un mercenario al servicio de una empresa. El margen es el mínimo: o te echan o te callan (ver tuit)”. “El teléfono móvil mató al reportero” (ver tuit).

4.-Este jueves, día 29, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) acoge la presentación de “El libro negro del periodismo en España” de Bernardo Díaz Nosty, catedrático de Periodismo en la Universidad de Málaga y director de la Cátedra Unesco. La obra está prologada por el presidente de la APM y cuenta con ilustraciones de El Roto . Lo cuentan en Cuartopoder.es en una entrevista con el autor que titulan: “El Periodismo en España está desconectado de la realidad”. La convocatoria está en la web de la Asociación de la Prensa de Madrid.

5.-Nueva oleada de despidos en el sector. Lo denunció la propia FAPE. Afecta al diario Público o a la revista Don Balón. El propio diario Público lo publicó. Y no es un maldito juego de palabras.

6.-Los consejeros de los partidos políticos de RTVE trataron de reinstaurar la censura previa. Lo mejor de esta intentona fue la reacción de periodistas y usuarios, con un eco formidable en la Web 2.0.

Hoy matamos el Periodismo y publicamos la esquela. Pero mañana vendrán las buenas noticias, que las hay a toneladas.

Anuncios

Rastani, entre la BBC y el Telegraph: una enorme tomadura de pelo: sólo buscaba llamar la atención

Rastani: el falso agente de bolsa que acongojó a la BBC y al mundo con sus apocalípticas declaraciones

(…) Soy un operador financiero, a mí no me preocupa la crisis. Si veo una oportunidad para ganar dinero, voy a por ella. Nosotros, los brokers, no nos preocupamos de cómo arreglar la economía o de cómo arreglar esta situación. Nuestro trabajo es ganar dinero con esto. Personalmente, he estado soñando con este momento desde hace tres años. Tengo que confesarlo, yo me voy a la cama cada noche soñando con una recesión, soñando con un momento como éste (…) Si sabes lo que hay que hacer, puedes ganar un montón de dinero (…) Este no es el momento de confiar en que los gobiernos van a arreglar las cosas. Ellos no gobiernan el mundo. Goldman Sachs gobierna el mundo (…) Yo solo digo que se preparen: en menos de 12 meses, los ahorros de millones de personas se desvanecerán (…)

Son las declaraciones de Alessio Rastani, un «supuesto» trader de la bolsa londinense que ayer encendió la indignación de la audiencia de la BBC y a continuación de todo el mundo con unas declaraciones «salvajemente honestas».

En el vídeo, que recibió cientos de miles de visitas en unas pocas horas, describía una especie de colpaso econónico mundial inminente: al estilo de Mad Max II, pero sin coches de carreras. Pero, según él, en el fin de los tiempos de la economía tal y como la conocemos, todo estaba «justificado»: las empresas, los bancos y los fondos de inversión no tienen más interés que sacar beneficios, y les da igual que países enteros y sus gentes, divisas como el euro o economías completas desaparezcan del mapa mientras ellos se forran.

Ahora viene la parte divertida: las declaraciones de este tiburón de las finanzas, buitre carroñero o terrorista financiero sonaban «demasiado honestas» como para ser verdad, digamos que un poco sobreactuadas.

Y al final es que resultó que nada era real: Se la coló a la BBC por partida doble, se la coló a Huffington Post y se la coló a innumerables medios españoles. Hasta a la ministra de economía Elena Salgado que calificó al personaje de loco e inmoral. El problema, como siempre, no consultar las fuentes, no hablar con él en persona y averiguar antes de analizar sus declaraciones si el personaje al menos era quien decía ser. La BBC, por ejemplo, no lo cuestionó hasta el día siguiente, cuando ya se había montado todo el revuelo.

Rastani resultó ser simplemente un «vampiro de la atención», un tipo que sólo conoce la bolsa como afición y que nunca ha operado profesionalmente, no tiene credenciales y ni siquiera se diría que él que es experto. Tan solo le gusta hablar, hablar y hablar delante de cuanta más gente mejor. Salir entrevistado en la BBC era sin duda uno de sus sueños. Lo más penoso del asunto es que nadie sabe muy bien todavía cómo consiguió llegar hasta allí y ser entrevistado en calidad de trader experto de la City londinense.

Muchos han pasado el día buscando qué había de realidad y qué de ficción en Rastani: tenía cierto pasado online aunque las pistas no eran muchas: una cuenta @en Twitter, página en Facebook y hasta algunos vídeos en YouTube con cierta historia detrás.

La prestigiosa Forbes lo encontró y consiguió unas declaraciones, que podrían calificarse, cuando menos, de «opacas»: se diría que incluso iba buscando las respuestas en Google mientras contestaba. Incluso durante unas horas se pensó si sería un actor del grupo de activistas Yes Men, conocidos por este estilo de hoaxes con finalidades de concienciación y denuncia público, que pronto tuvieron que desmentirlo.

Las declaraciones de ayer han resultado ser, simplemente, una enorme tomadura de pelo: el personaje es un don Nadie que sólo buscaba llamar la atención, como él mismo ha admitido ante el diario The Telegraph. En su investigación, han descubierto unas cuantas cosas sobre él: desde dónde opera, que vive con la novia, cuánto debe ella de hipoteca (la casa ni siquiera está a nombre de él), que tiene unos mil euros en efectivo en el banco y que tras varios años de trading acumula unas 10.000 libras… en rojo en su cuenta de valores – así que como trader no debe ser gran cosa.

Soy un tipo al que le gusta llamar la atención, no un trader.

De hecho, explica el Telegraph, Rastani no tiene credenciales oficiales en la FSA (algo así como nuestra CNMV) ni consta que haya trabajado para ninguna firma financiera en el Reino Unido. Es un tipo normal y corriente: un «falso agente de bolsa»; cualquiera que haya comprado o vendido acciones en su banco a través de Internet probablemente sea tan trader como él.

Lo divertido del asunto, como en toda buena broma, hoax o leyendo urbana, que se precie, es oír todavía a la gente decir:

Lo mejor del caso es que era perfectamente creible.
@luismartinperez

Este caso pasará sin duda a los anales de las «coladas de la BBC», para quien este tipo de cosas tampoco es –por decir algo– una novedad: hace cinco años entrevistaron por error a un taxista creyendo que era un experto en informática – aunque aquella vez (vídeo mítico) se dieron cuenta al cabo de un rato del error cuando el buen hombre empezó hablar, y la cosa quedó en la lista de anécdotas divertidas.

Actualización (28 de septiembre de 2011): Por aclarar una cosa que he visto en las redes sociales que no está muy clara, acerca de la secuencia de los hechos, que fue esta: ante el revuelo y las sospechas de bromazo, primero los periodistas de la BBC cuestionan a Rastani (a la mañana siguiente) y dicen estar investigando sobre ello. Más tarde los Yes Men desmienten qen su blog que esté relacionado con ellos. También Forbes saca su entrevista arrojando más dudas. La BBC publica también hacia las 17.00 esta nota diciendo que «no tienen pruebas de que sea una broma». Pero la clave es el artículo de The Telegraph publicado ya hacia las 23.00, donde explican que han hablado con él y además le han investigado. Todos los datos obtenidos por The Telegraph, son muy personales y reservados: dónde vive, su hipoteca, cuenta bancaria y demás. ¿De dónde sale todo esto? Está obtenido probablemente mediante ingeniería social, la colaboración de hackers, detectives privados o simplemente infiltrados en hacienda o en su banco – todo ello en un tiempo récord. Esto es lo que diferencia la información de The Telegraph de todas las demás y le da más credibilidad sobre quién es realmente Rastani: un charlatán y un don Nadie.

(Aprovecho para pedir disculpas si hay algún error técnico de traducción en términos bursátiles como trader, broker, analista etcétera, pero es que no somos expertos en bolsa – y más o menos supongo que se entiende.)

José L. Lobo: obscena promiscuidad de políticos y periodistas

La impúdica cohabitación entre políticos y periodistas exhibida el pasado lunes en los majestuosos salones de la Embajada de Francia, testigos del photocall montado por Pedro J. Ramírez para promocionar su último libro, no sólo ha herido la sensibilidad de muchos lectores de El Confidencial. También le ha hecho un flaco favor al auténtico periodismo, que vive sus horas más bajas carcomido por el cáncer de la falta de credibilidad e independencia, y a un sistema democrático que no anda sobrado de ética ni estética, incapaz siquiera de tapar -o al menos disimular- sus propias vergüenzas.

Entre quienes se daban codazos por rendir pleitesía al todavía poderoso director de El Mundo no faltaban editores y directores de medios de comunicación, los mismos que luego lamentan el declive imparable de la prensa tradicional y acuden sin recato a los poderes públicos en busca de ayudas económicas para salvar sus negocios, como si ellos mismos no fueran los sepultureros; ni tampoco políticos de todos los pelajes, ésos que de cuando en cuando se dan golpes de pecho y derraman lágrimas de cocodrilo por la indiferencia, cuando no el desprecio, que los ciudadanos sienten hacia ellos y los partidos a los que representan.

A nadie sorprendió la empalagosa presencia de un José Bono en presunta retirada, aderezo inevitable de todas las salsas y cada día más encantado de haberse conocido; o de una Esperanza Aguirre militante de su propio partido, que coquetea con Ramírez con la misma vehemencia que pone en irritar y desafiar a la dirección del PP, léase sus desplantes innecesarios a los profesores en huelga de la Comunidad de Madrid o su pasión confesable por el proscrito Francisco Álvarez Cascos. Al fin y al cabo, el presidente del Congreso y la presidenta madrileña tienen sobrados motivos para estar en deuda con el periodista riojano: el uno porque desde las páginas de El Mundo le han sacado de más de un apuro, y la otra porque Ramírez trató -sin éxito- de llevarla en volandas a la cúpula de Génova.      

No, a casi nadie escandaliza ya que políticos como Bono y Aguirre se revuelquen en el mismo lecho que Ramírez. O que el Grupo Prisa ponga todas sus terminales mediáticas al servicio del candidato Alfredo Pérez Rubalcaba. O que Vocento haya convertido la centenaria cabecera de Abc en el órgano oficioso de propaganda del PP. Pero otra cosa bien distinta es que ustedes -nosotros- sean capaces de contener la náusea. Por eso llamó tanto la atención que Mariano Rajoy acudiese el lunes al indecoroso aquelarre político-mediático montado alrededor de la investidura de Ramírez como historiador honoris causa de la Revolución Francesa, porque el líder del PP sí que no le debe nada al director de El Mundo (…).

Mark Thompson (BBC): “Dangerous times” for serious journalism

Renowned journalists and media figures have
been eager to voice their concerns for the future of journalism and to expound
its importance while the police adopt a seemingly more hostile stance towards
the media and News Corporation is beset by yet more allegations of wrong
doing. 

Defendants of investigative journalism have
been speaking out, following what many regard as alarming attempts by the Metropolitan
Police to invoke the official secrets act against The Guardian.  The director General of the BBC Mark Thompson has voiced his
concern for the future of the craft of investigative journalism in what he described as a “dangerous time” for the profession.

The cries to protect the freedom of
journalists to investigate thoroughly risk being lost amid the overwhelming
atmosphere of public reproach and resentment felt toward one particular
journalistic organisation: News International.

It is now alleged that The News of the World hacked the phone of reality television star Jade Goody and Tony Blair’s former director of communications Alistair Campbell. The former deputy editor of NoW, Neil Wallis, also failed to disclaim that he was still in the pay of the paper whilst working as a PR consultant at Scotland Yard. NoW paid £25,000 to Wallis so that, using his position inside the force, he could provide them with “crime exclusives”. 

As the seemingly unending string of revelations continues, it is easy to see why pubic distrust of the media is so high; it is also, therefore, easy to understand why there have been so many calls for alternate forms of regulation.

Yet Stephen Glover has made the case, in an editorial for The Independent, that the merits of self regulation should not be forgotten. A strong press makes for a strong democracy – and Glover argues that, despite News International‘s all-pervasive, no-holds-barred approach to journalism and their subsequent flagrant disregard for ethics, the press is not too powerful, rather, it is too weak.  

The threat of statutory regulation would only damage the press further and cement Mark Thompson’s assertion that the climate for journalism is indeed “dangerous”.  It seems that with public sentiment and the British authorities becoming ever more hostile towards news media, it will become yet more important to speak out in its defence.

 Sources: The Guardian (1), (2), The Independent (1), (2)

Enrique Dans: Facebook, privacidad y comunicación

Un emprendedor y hacker australiano, Nik Cubrilovic, publica una entrada en su blog acerca de una práctica de Facebook que aparentemente permite, mediante el uso de cookies permanentes, que la red social pueda conocer y llevar un registro de cada página que visitas en tu navegación, incluso aunque hayas hecho logout.

La acusación es grave e inquietante, y además, para agravar aún más el tema, el propio Nik indica al final de su entrada que ha intentado comunicarse con Facebook en varias ocasiones utilizando diferentes canales, y que no ha recibido respuesta alguna.

La entrada es recogida por múltiples sitios populares en la web, y muy comentada. Ante el revuelo, un ingeniero que trabaja en sistemas de login en Facebook, Gregg Stefancik, escribe a las pocas horas un comentario en la propia entrada original de Nik en el que pide disculpas por no haber hecho un buen trabajo a la hora de explicar sus prácticas con respecto a las cookies, y deja una frase categórica,

Generally, unlike other major Internet companies, we have no interest in tracking people.  We don’t have an ad network and we don’t sell people’s information.  As we state in our help center, ”We do not share or sell the information we see when you visit a website with a Facebook social plugin to third parties and we do not use it to deliver ads to you.”

(…)

Marco Tossati, Massimo Introvigne: prejuicios, medios e instituciones de la Iglesia católica

Quando si parla di Opus Dei spesso i media fanno corto circuito. E certamente non a favore dell’organizzazione. E’ la denuncia lanciata da Massimo Introvigne che in un’intervista concessa a ZENIT, mostra come la denuncia di una donna contro una scuola alberghiera sia usata strumentalmente per lanciare una campagna mediatica contro la Prelatura personale e, più in generale, contro la Chiesa cattolica. “L’Opus Dei nel cuore di un processo inedito a settembre a Parigi” è il titolo di alcuni articoli pubblicati dalla stampa per far riferimento all’ultima tappa di questo processo davanti al tribunale correzionale di Parigi, di cui si attende la sentenza.
Il giudice analizzerà la denuncia presentata anni fa da Catherine Tissier contro il suo antico datore di lavoro, l’ACUT, un’associazione che gestisce la scuola alberghiera Dosnon, su questioni legate ad alcuni periodi di stage. In particolare, si accusa la scuola di far svolgere agli alunni un lavoro professionale non remunerato. Il fatto che Catherine Tissier abbia fatto parte dell’Opus Dei fino al 2001 e che l’assistenza spirituale della scuola Dosnon sia offerta da persone dell’Opus Dei ha portato l’accusa e alcuni media a cercare il coinvolgimento istituzionale della Prelatura in questo processo. A leggere alcuni articoli si ha l’impressione che tutti i 2.000 preti e gli 86.000 laici che fanno parte dell’Opera siano sotto processo, mentre in realtà si tratta di un processo a una piccola scuola che non ha coinvolto in nessun modo l’Opus Dei.
In questa intervista, Massimo Introvigne,fondatore e direttore del Centro Studi sulle Nuove Religioni (CESNUR) nonché rappresentante OSCE per la lotta contro il razzismo, la xenofobia e la discriminazione chiarisce le implicazioni del processo.
Chi analizza questo caso si rende conto che si tratta di una vicenda legata al diritto del lavoro ordinario. Invece, a leggere alcuni titoli di stampa, si ha l’impressione che sia tutta un’istituzione della Chiesa cattolica ad essere portata in tribunale. Perché?
Massimo Introvigne: Il caso di per sé non ha nulla di clamoroso. Si tratta di un tipico rapporto di lavoro fondato su un’amicizia che a un certo punto si guasta, il che induce a manifestare anzitutto simpatia per la sofferenza di tutte le persone coinvolte. C’è un’evidente strumentalizzazione, che non saprei se attribuire agli avvocati, ai media o ad attivisti laicisti, che utilizza un caso tutto sommato comune per attaccare l’Opus Dei e la Chiesa cattolica.
Non crede che in questi casi le istituzioni religiose vengano giudicate con parametri di valutazione diversi? Un caso così, in una scuola pubblica, forse non avrebbe avuto neanche un titolo nelle pagine interne del quotidiano locale…
Massimo Introvigne: Ci sono due elementi diversi. Da una parte, è in corso una grande campagna contro la Chiesa cattolica e le sue istituzioni che dall’intolleranza – che è un fatto culturale – passa (secondo stadio) alla discriminazione, che è un fatto giuridico, con il rischio che si arrivi anche a episodi di violenza (terzo stadio). È lo schema che è emerso dal vertice di Roma dell’OSCE (Organizzazione per la Sicurezza e la Cooperazione in Europa) dello scorso 12 settembre. Anche questi sono episodi di discriminazione in senso lato, perché un caso che, se riguardasse altri, sarebbe trattato in modo diverso riceve “attenzioni” speciali perché c’entra un’istituzione cattolica legata all’Opus Dei.
Beatrice de La Coste, dell’ufficio informazioni Opus Dei in Francia ha commentato la notizia così: “Dal 6 giugno l’Agenzia France Presse ha sparso per tutto il mondo, in varie lingue almeno otto lanci su un processo in cui afferma, erroneamente, che è implicato l’Opus Dei. Come ho dichiarato in numerose occasioni, nessun rappresentante dell’Opus Dei è stato citato in tribunale; tutte le accuse lanciate contro l’Opus Dei dall’avvocato Rodolphe Bosselut e dalla sua cliente sono state giudicate prive di valore dalla giustizia. La giustizia francese non ha trovato nulla contro l’Opus Dei. Diffondendo accuse contro l’Opus Dei che la Giustizia ha smento la France Presse ha indotto in errore i suoi clienti e il pubblico in generale…con questo modo di procedere l’agenzia contraddice norme professionali elementari…France Presse si comporta come portavoce di un avvocato di parte, e propala fra i clienti di tutto il mondo dati falsi, riprodotti poi da numerosi mezzi di comunicazione… in tutti questi mesi nessun rappresentante della France Presse ha mai chiamato l’ufficio informazioni dell’Opus Dei”.

 

Dos versiones de Benedicto XVI en Alemania: NY Times vs. Der Spiegel

Perhaps the two most premier newspapers in the U.S. and Germany are the New York Times and Der Spiegel, respectively. Yesterday, the first day of Pope Benedict XVI’s trip to Germany, the Times’ story focused on the pope’s protesters, mentioning such issues as celibacy, sexual abuse, gay rights, divorce, and the role of women. In the 1144-word story, there was one sentence on the message the pope hoped to deliver. By contrast, Der Spiegel’s headline read, “Financial Crisis, Religion and a Bit of Protest.” Most of the story was on the pope’s message.

In today’s Times, the first three paragraphs are mostly devoted to the protesters, and five of the first six paragraphs reflect negatively on the Church. Of the 20 paragraphs in the news story, four mention the pope’s message. Der Spiegel has two news stories today, and the way they begin is striking. One says of the pope, “His bluntness has surprised many—and could transform the visit into a rousing success.” The other says, “The pope’s highly anticipated speech in Germany’s parliament Thursday was met with a standing ovation by politicians….” The standing ovation was not mentioned by the Times, but twice