El «cazador de negros» sudafricano

No es la primera vez que una imagen mal interpretada causa un estrepitoso revuelo en la red; en este caso, además, ha estado a punto de desatar un conflicto político de primer orden.

Todo comenzó cuando el pasado 24 de junio se filtró en Facebook una fotografía en la que un hombre blanco con un rifle de cazador posaba triunfalmente junto al «cadáver» de un niño negro. El usuario que la había colgado en su perfil se hacía llamar «Terrorblanche», era de Sudáfrica y se describía como «un empresario al que le gusta la música afrikaaner, los Simpson y las armas blancas y de fuego».

Una broma desafortunada

La falsa noticia fue recogida por decenas de medios internacionales, entre ellos, uno de los líderes del país, como el «Sunday Times», el argentino «Clarín» o el español «El Mundo». Sin embargo, tal y como se supo posteriormente y explican en la bitácora «Gaceta Trotamundos», en realidad se trata de una desafortunada broma que ha cobrado unas dimensiones no esperadas.

La potencia viral de internet y las redes sociales hace que las noticias se propaguen con demasiada velocidad, tanta que apenas hay tiempo para que puedan ser contrastadas y la verdad llega en ocasiones en segundo lugar, cuando el bulo ya ha llegado a meta. Los padres del chico, que se encuentra tan vivo como usted o como yo, se han visto obligados estos días a dar explicaciones de un tema que ya fue investigado en 2008.

Los hechos se desarrollaron en una soleada tarde de domingo de aquel año, en la que el niño sudafricano trae a unos amigos para ayudar a su padre y a su hermano mayor con las tareas habituales de la granja en la que vivían. Tras el trabajo, el pequeño se tumba sobre la hierba hasta quedarse profundamente dormido, tanto que a simple vista podría parecer muerto. En ese momento llega un hombre blanco con un rifle de cazador al que la escena le parece tan divertida que sugiere tomar la famosa fotografía con un móvil. A todos les parece una idea muy divertida, incluído el propio padre de la criatura. El resto es historia y «carnaza» informativa.

Lo que nadie había contado hasta ahora es que poco después, el niño se levantó y estuvo jugando con el resto, incluído el hombre blanco, con el que también posó a la inversa (niño cazando a hombre). No se sabe, eso sí, quién y por qué subió esa fotografía a la red.

via abc.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s